Articulo
Entrevista a Nicolás González - Negra Sailing Team Manager y Skipper del proyecto Negra Sailing Team, El “Negra”.

Nicolás González es uruguayo. Tiene 35 años y un sueño. Convertirse en un “atleta”. Por lo pronto, ya logró algo importante: vive de su pasión, la náutica, o más precisamente, de correr regatas. Y lo hace muy bien. Tanto que el “Negra”, el barco de Juan Ball con la ya famosa imagen de la pantera que comanda, se convirtió en el mejor de la categoría Soto 40, la más competitiva y profesional en América Latina. El equipo, apadrinado por el armador argentino pero de mayoría de tripulantes uruguayos, es un modelo a seguir en peformance y gestión de equipo, como lo fue alguna vez el “Matador”. En 2011, se convirtieron en bi campeones de la Mitsubishi Sailing Cup 2011, un logro perfectamente comparable al de la selección uruguaya en la Copa América el mismo año. Para 2012, el objetivo es claro: el “Negra” tiene que seguir ganando.

Para este número inaugural, Navegar sostuvo una larga entrevista con Nicolás González en la que habló de su carrera, del proyecto Negra y de la cohesión de su equipo. También de las posibilidades de la náutica uruguaya. Los invitamos a compartir algunos trechos de esa charla.

-    ¿Cómo surgió la oportunidad de estar al frente de un proyecto como este?


Las oportunidades en la vida, además de que te tocan, uno las busca. Creo que durante unos cuantos años me mantuve en Uruguay trabajando en lo que a mí me gustaba que era la náutica. Y tenía como objetivo en algún momento poder vivir de la náutica. Fui paciente y haciendo las cosas bien, haciendo lo mejor que se podía hacer en Uruguay, un día apareció este proyecto y me subí al proyecto, que nace con otro barco, con el “Son 45 Negra”. Pero hasta entonces yo corría regatas en el exterior profesionalmente y hacía lo que podía en Uruguay para sobrevivir de la náutica. Hacía mantenimiento de barcos, traslados de barcos. Traía barcos de Europa, Estados Unidos. Me dedicaba a hacer velas de barcos. Pero esto es un sueño ¿no?  El poder vivir de correr regatas que fue lo que a mí más me gustó siempre, era un sueño y creo que el objetivo estaba claro y fui paciente (…) y un día se dio.

-    ¿Cómo fue que te llegó la propuesta?

Hay una persona que ha sido un poco mi padrino en el mundo este del trabajo profesional, que es Pepe Frers, hermano del diseñador de barcos. (…) Me recomendó para otros trabajos y le fue bien con mi recomendación. (…) Me recomendó específicamente cuando asesoró a Juan Ball que era el feliz comprador del barco “Negra”. (…) Creo que la honestidad uruguaya y la manera ser nuestra uruguaya fue fundamental a la hora de que se decidan por contratarme a mí. (…) No somos mercenarios, no somos gente que se desviva por la plata. Hacemos esto porque nos gusta además. Eso es importantísimo. Y lo hacemos con mucha pasión. Y eso hizo que Juan Bol me contratara antes de conocerme. Y después la primera conversación que tuve con él le conté como yo me imaginaba el proyecto y le cuadró perfecto.

-    Esto fue en…
En el año 2008

-    ¿Cuándo comenzaste a vivir de correr regatas?


Desde el año 2006... pero era un vivir entre comillas, porque siempre corriendo atrás del mango… Traje como cuatro barcos de Estados Unidos. Y entre medio corría regatas en Perú, en Chile, en Ecuador. Estuve de skipper de un catamarán de 60 pies, de un Katana de 60 pies. Vivir de correr regatas, desde el 2007 que es cuando más me empecé a dedicar.

-    ¿Te considerás un privilegiado, más allá del trabajo que hacés, por tener esta oportunidad?


Por supuesto, por supuesto.

-    ¿Vos hablabas de la pasión por la náutica y del trabajo? Describí cómo es tu vida… no hay muchas personas que vivan de correr regatas en Uruguay. ¿Cómo es tu vida cotidiana? ¿Cómo compaginás ese sueño que estás cumpliendo con la vida normal?

Como toda competición en la vida, requiere mucha dedicación. El objetivo de la empresa es correr regatas y andar bien y ganar. Para lograr el objetivo se necesita mucha dedicación. Más que dedicación se necesita ser obsesivo en la alta competición. Yo soy muy obsesivo con el trabajo y con el proyecto. Entonces la mayoría del tiempo de mi vida me la paso trabajando o pensando en el trabajo. Si el año tiene 365 días. Hay 345 días que estoy pensando en el barco y en el trabajo y en cómo se puede mejorar y en cómo se pueden hacer las cosas de una manera más productiva. Y cómo hacer para que el barco sea más rápido, y cómo hacer para aprender más. Es una obsesión.

-    No solamente te encargás del barco, también te encargás de la empresa…


Soy el gerente de la empresa. Y me ocupo de la parte técnica, de la parte logística, de la parte administrativa, de la gente que integra el proyecto. Soy el responsable 100%.

-    ¿Es un equipo estable o rotativo?


El equipo lo mantenemos lo más estable que se puede. Hay ocho personas que son 100% estables y hay dos personas que varían dependiendo de las circunstancias. Y en total somos once o 12 personas trabajando para el proyecto de los cuales cinco son amateurs. Conmigo trabajan estables dos personas que se ocupan directamente del barco y de los traslados del barco. Ellos son full time. Trabajan full time para el proyecto. El resto de la gente es tripulante del barco y gente que nos ayuda durante los campeonatos.

-    ¿Qué particularidades tiene el proyecto “empresa” con relación a una empresa estándar?

La particularidad más llamativa es que no tenemos un lugar fijo, ni una base física donde operamos. Competimos en Brasil, en Argentina, en Chile, en Punta del Este. Eso hace que estemos en constante movimiento.

-    ¿Y a nivel de financiamiento?

Al dueño de la empresa nosotros le decimos el armador. El armador es el dueño del barco y es quien financia todo el proyecto. ¿Por qué lo financia y qué beneficios tiene el que financia el proyecto? Primero que le gusta navegar, le gusta la vela, y le gusta la competencia. (…) Es una persona muy especial que le gustan las cosas muy bien hechas. Por suerte está muy contento con nuestro desempeño y con nuestro trabajo.

-    ¿Qué tiempo de tu día te insume esa actividad? ¿En qué consiste tu trabajo cuando no están corriendo?

Esto es como todo. Tiene una parte de estudio, una parte de aprendizaje, y tiene una parte técnica que es infinita. En este rubro de los barcos y de las regatas hay mucho para aprender siempre. No terminás nunca de perfeccionarte. He descubierto cómo hacer para estudiar, para buscar mejorar, y lleva muchas horas de mirar fotos de barcos, de mirar regatas, de mirar videos, mismo nuestros filmados a bordo. Muchas horas de leer en Internet. De analizar las performances del barco, de ver en qué fallamos y por qué y cómo se puede mejorar. Después tiene una parte técnica de las velas que es infinita también que es la forma de las velas, la durabilidad de las velas y la puesta a punto del mástil y del barco para las velas. El que más horas le dedica indudablemente soy yo a la parte técnica. Todos los días le dedico aproximadamente unas ocho horas de trabajo desde muy temprano (al proyecto). Arranco muy temprano, a las 7h30-8 de la mañana y mi productividad mayor es hasta las 11h30-12 del mediodía es dónde más trabajo sin interrupción. Donde más trabajo es en la computadora, tengo un programa de análisis de formas de velas. Tengo otro donde vemos la performance del barco en cada campeonato en conjunto con la navegadora del barco. Sacamos toda la información de los instrumentos del barco y de cada regata y se hace un análisis de cada campeonato que se compite. Grabamos todo. El tiempo no alcanza  nunca para este tema.

-    ¿T enés un target speed para cada condición, dado por las polares? ¿esa información es de ustedes, es de la clase, es del diseñador?

Hoy es nuestra, 100%..

-    ¿Ustedes tienen sus propios objetivos?

Todos nuestros targets son nuestros y son producto de un año de análisis de performance del barco. Si vamos al caso (y) comparamos los targets nuestros de hoy con los targets del diseñador, no tienen nada que ver

-    ¿Los rompieron a todos?

Sí. Nada que ver. Después hay un trabajo de calibración del instrumental. Infinito también. Por eso corre con nosotros Alicia, que es una navegadora española muy conocida, que tiene años como navegadora, es analista de sistemas, profesora de la universidad en Barcelona. Sabe mucho de máquinas y números e instrumental. Con ella hemos logrado tener información fidedigna, que eso es lo más importante. El lograr tener un instrumental bien calibrado nos llevó aproximadamente un año de trabajo constante, de comparar circunstancias similares y performances hasta lograr tener los instrumentos bien calibrados.

-    ¿Hay entonces una parte importante del éxito de este proyecto que está fuera del agua?

Y sí. Es una gran parte, sin duda. Lo más importante que tiene este proyecto es que somos tres personas que trabajamos full time para el proyecto. Eso es algo muy raro de encontrar en este rubro en Uruguay. (…) En Uruguay y en Sudamérica. Esto solo se encontraba en Europa pero nosotros hemos tenido la oportunidad de viajar al exterior muchas veces. De ahí se pudo aprender muchísimo. Acá hay una base hecha por el “Memo memulini”, durante unos cuantos años. Yo no fui parte del proyecto, sí muchos amigos míos y tripulantes que navegan hoy conmigo, y lo viví de muy cerca, entonces se aprendió muchísimo en cuanto a lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer. Entonces cuando se me planteó la posibilidad de armar este proyecto miré los proyectos en el mundo, cómo funcionan, y me basé en ellos. Hay muchas cosas copiadas. La alta competencia en la náutica en monocascos son los tp52 en Europa y la Copa América en monocascos durante muchos años. Mirando esos proyectos también aprendí mucho.

-    El nivel de profesionalización en el que estás es muy alto ¿Qué es más fuerte, la pasión por navegar o la competencia hoy por hoy para vos?

Es como todos los desafíos en la vida. Hoy el hecho de dirigir un equipo de vela es una pasión, me gusta mucho y es lo que sé hacer y va más allá de navegar en sí. Obviamente que el navegar también me gusta muchísimo… Creo que las tareas son distintas. El ser manager del proyecto es una tarea muy distinta a lo que es ser skipper del barco en competencia. E muchos proyectos de alta competencia el manager del proyecto no es el mismo que el skipper del barco. Por eso a mí me lleva mucho tiempo porque tengo la doble función de estar antes, durante y después.

-    ¿Cuánto dedican a la práctica en el agua, a estar arriba del barco?


Y lo más que se puede. Pero no es mucho tiempo. Navegamos los dos días previos, o tres días previos a los campeonatos y hacemos algún entrenamiento anual, uno o dos entrenamientos anuales de cuatro días cada uno. Todos vivimos en lugares distintos. Hay que juntarlos a todos….

-    ¿Cómo ves la capacidad humana que hay en Uruguay y cómo se relaciona con esto que consiguieron ustedes?

Creo que la humildad es lo más importante y es lo que más caracteriza a la gente uruguaya. Siempre hemos tenido oportunidad de vivir, ver, y poder tener algún uruguayo exitoso en el mundo en el ambiente náutico. Nuestro amigo Horacio Caravelli, uruguayo, campeón del mundo de Snipe, se fue a vivir a Brasil y estudió arquitectura naval. Hoy en día es una de las personas más buscadas en el ambiente náutico mundial por equipos de alta performance. Hoy es el manager del equipo Telefónica que es uno de los más fuertes para la Volvo Ocean Race. Y es uruguayo. La realidad es que es un crack, es palabras mayores, es un tipo exitosísimo…

-    Partiendo de esa base cómo explicás el proyecto de ustedes y que el éxito que han conseguido ustedes ha tenido poca difusión acá en Uruguay


Lamentablemente vivimos en Uruguay que es un país que vive de espaldas al mar. Eso lo sabemos desde que navegábamos desde que éramos chiquitos. Nunca le han dado bola a un deporte de estos. Y hay muy poca gente que navega.

-    ¿Qué hace falta para cambiar eso?

Lo que hace falta es inculcar una mentalidad enfocada al mar. Desde la escuela y desde los colegios, como lo es en países como Nueva Zelanda o Francia. Creo que eso es lo que hace falta. Las autoridades hasta el momento no han podido ver eso. En algún  momento seremos nosotros las autoridades y buscaremos cambiarlo. Pero no es fácil.

-    ¿Te parece que el proyecto de ustedes puede aportar a eso, le ves alguna veta para que ustedes puedan colaborar desde el proyecto de ustedes?

Yo creo que sí. Creo que sí. Yo sueño con tener una fundación y que pueda aportar a los niños de mi país. Enseñarles a navegar por ejemplo. No se ha dado la situación, ni la circunstancia, ni la oportunidad. Pero sí, me encantaría que navegue todo el mundo en Uruguay. Sería un sueño. Para eso habría que lograr conseguir plata de algún lado y trabajar en conjunto con las autoridades y el gobierno y hacer algo interesante.

- ¿Decidís las regatas en función del presupuesto o con el armador?

Esto es algo en conjunto. Trato de hacer lo mejor para el proyecto. A veces cuando no voy por el buen camino porque me equivoco el armador interviene. Pero son muy pocas las veces que el armador interviene. Este año íbamos a ir a Europa a competir la Audimed cup. Por diferentes razones se trancó el envío del barco. Terminamos no pudiendo ir.

-    ¿Si tuvieras que hacer una descripción de los equipos con los que te encontrás, ustedes están para más, están para ir a competir a Europa?

Yo me acuerdo cuando era chico que había un proyecto que era el “Matador”. Era el proyecto más ambicioso y más profesional de la región… Desde chiquito yo lo tuve al “Matador” como un referente. Y siempre seguí de cerca la evolución de ese proyecto y terminaron compitiendo en Europa (…) contra los mejores del mundo, y terminaron siendo exitosos en el ambiente más exigente y más técnico que hay en la vela mundial. Siempre supe que se podía hacer y siempre supe que era viable. Obviamente que faltaba el medio. Hoy para mí es un orgullo competir contra el equipo Matador en Soto 40, que compiten en un barco chileno y les hemos ganado. Como que el objetivo está más que cumplido. Yo personalmente superé mi meta. Ganarle al “Matador” ha sido siempre como el objetivo a alcanzar. Llegar a formar un equipo como el Matador era el objetivo que siempre tuve, el más ambicioso. Y creo que esta vez lo superamos. Creo que ya estamos en otra escala.

-    ¿Y Europa puede ser una opción, que tan cerca está?


No está muy lejos. Es algo que no va a faltar en mi carrera deportiva.

-    ¿Se concreta desde el año próximo?


No, el año próximo va a ser acá. Todo cambia en este mundo. Hoy el Soto 40 está mucho más fuerte en Sudamérica que en Europa. Hemos juntado para el año próximo unos 16, 17 barcos en la región y creemos que es muy importante que nosotros nos quedemos compitiendo en la región. Ha costado tanto trabajo organizar esto y tanto trabajo hacer esto que la clase en sí no merece que el “Negra” se vaya de Sudamérica a correr a Europa

-    Además no se puede estar en los dos lados a la vez…

Yo soy un convencido que no. Hay que dedicarse a una sola cosa por vez y que Europa está en los planes, está en los planes. No sé si con Juan Ball, no sé si con el equipo Negra. Esperemos que sí, que lo podamos hacer con el equipo Negra. No estamos lejos. Fuimos a correr a Europa este año con el “Patagonia” que nos prestaron. Un barco usado, un barco bastante venido a menos porque era el primer Soto 40, con mucho traqueteo encima y anduvimos bien. Quedamos segundos en una etapa de la Audimed Cup pero segundos a punto de ganar en la última regata que de hecho no se corrió. Creo que el nivel que hemos alcanzado este año (los barcos) en  la categoría Soto 40 (en Sudamérica) es superior al europeo.

El nivel de los TP51 en Europa que está anterior que estos barcos que viene a ser la fórmula uno, es un poco superior en cuanto a presupuesto, porque en realidad nosotros hacemos el mismo trabajo pero con menos plata. Tenemos el equipo armado de la misma manera. Los diseñadores de las velas son los mismos. (…) Con el proyecto Negra hemos logrado armar el mismo esquema que un equipo de TP52. Trabajamos de la misma manera.

-    ¿Cuál es tu objetivo principal para el 2012?


Para el 2012 el objetivo más importante es mantenernos en la punta de la clase Soto 40. Ganar el circuito en enero en Punta del Este. (risas) Este año 2011 me equivoqué. Estaba pensando en ir a Europa…

-    ¿Qué te pasó en Punta del Este?


Como todos los proyectos hay aciertos y desaciertos. Este año para el primer campeonato del año que era en Punta del Este me equivoqué. Realmente lo reconozco públicamente. Como director del equipo me equivoqué feo. Encaré un campeonato importante de la manera equivocada, como si fuera un entrenamiento para ir a Europa. Me equivoqué en la elección de las velas para usar, me equivoqué en los tiempos en la preparación del barco, me equivoqué en el enfoque del campeonato. Los campeonatos hay que enfocarlos de una manera. Me equivoqué en la estrategia. Y se vio reflejado en los resultados. Veníamos de correr unos ocho nueve campeonatos en la clase Soto 40 y nunc a habíamos salido peor que terceros. Habíamos ganado en Brasil, habíamos ganado en Argentina, habíamos ganado en Uruguay, y salimos quintos. Pero aparte salimos quintos con seis barcos. El que salió sexto era su primer campeonato en la clase Soto 40. Fue un mal campeonato. Pese a eso, creo que todos los errores son importantísimos para aprender y para superarse. El campeonato fue el Circuito Atlántico Sur Rolex Cup en Punta del Este. Para este año lo más importante es ganar este campeonato. (risas). El objetivo es mantenerse en el nivel que estamos hoy. En este ambiente o en cualquier ambiente de alta competencia mantenerse en la punta es mucho más difícil que llegar a ganar.


Soto 40 OD
Datos principales

Eslora Total : 12.3m
Manga max: 3.75m
Calado: 2.6m
Botalón: 1.43m
Momento adrizante a 1 grado: 160 Kg
Desplazamiento: 4290 Kg
Tripulantes: 770 Kg

¿De dónde vino el nombre “Negra”?

Vino del primer barco que tuvo Juan Ball de regatas, se llamaba “Negra”. Nos gustó el nombre y al cambiar de barco quisimos seguir manteniendo el nombre porque ya se había transformado en un proyecto serio y en un equipo de vela. Lo transformamos en una pantera negra, una pantera porque con Scrappy (NOMBRE) que es mi mano derecha en el proyecto, nos sentamos y escribimos que era lo que queríamos transmitir con el nombre del barco y una diseñadora gráfica trabajó en el proyecto y nos trajo la propuesta de una pantera y… nos pareció excelente. Cuando lo vio Juan Ball le encantó. La pantera transmite potencia, transmite delicadeza, transmite agilidad, transmite inteligencia, transmite fineza, elegancia. Todas estas cosas la verdad que se han visto bien reflejadas con la pantera.

-    ¿Cómo es el “Negra?

Yo lo llamo un barco moderno. Un barco de última generación. Son estos barcos nuevos que tienen spinakers asimétricos, que tienen quillas muy finitas con un bulbo importante, timón muy chiquito, los cascos son muy planos, las mayores son cuadradas, son rectangulares, en el tope cuadradas. Lo que hace que sean barcos con mucha superficie vélica y poco desplazamiento porque son livianos. Pero a pesar del poco desplazamiento tienen muy buen momento adrizante. Son barcos con buena estabilidad por el bulbo tan grande que tienen. El Soto 40 tiene las prestaciones de ser un barco pensado solo para correr regatas. Eso hace que la comodidad del layout del barco, de la cubierta y de la maniobra es excelente para la competición. Tiene mucho lugar en el exterior y es muy cómodo en el lugar donde trabaja cada tripulante y adentro no tiene nada. Es un barco que tiene lo mínimo indispensable para que funcione todo. (Está construido con) materiales de alta performance y al tener una construcción moderna hace que tenga un costo bastante accesible. Es un barco que es fuerte y lo suficientemente liviano como para que ande bien y no es muy caro para lo que cuesta un barco de regatas.


MANDAMIENTOS DEL NEGRA SAILING TEAM
Los mandamientos de la Pantera

Las reglas de a bordo del equipo Negra

-    Estar orgulloso y agradecido de ser parte del equipo
-    Creer en la meta colectiva siendo capaces de renunciar al brillo personal
-    La confianza y la actitud positiva son la viga maestra
-    Simplificar la comunicación: con una palabra vibramos en segundos
-    Ante el conflicto escuchar. Distinguir entre comprender y concordar
-    Agradecer los errores porque nos muesrtan donde mejorar
-    Discutir la maniobra, nunca la persona
-    No dejar el pescado debajo de la alfombra. Se pudre y empieza el mal olor
-    La crítica constructiva, directa, en el momento oportuno y sin humillar
-    Excelencia e impecabilidad es la suma de muchos detalles.
-    Humildad para saber decir no lo sé
-    Celebrar cada regata y reconocer cada actuación individual


González quiere transformarse en un atleta. Esto es “una persona que se dedica al deporte 100%. Una persona que su objetivo es estar en el mejor estado físico y en la mejor circunstancia para competir en el deporte y para ser deportista. Me gustaría ser un atleta y dejar la parte gerencial”


FOTOS: Navegar y Matías Capizzano (www.capizzano.com)



Publicado el 23/08/2012